Robótica
Primaria

Robótica educativa

Es imposible negar que los niños sean parte del grupo etario más “afectado” por las innovaciones tecnológicas. Por eso no debe resultar extraña la facilidad que poseen para adaptarse a nuevas herramientas digitales. Esto no ocurre con la misma facilidad para los adultos. No obstante, este fenómeno ocurre gracias a la incorporación de nuevas técnicas y reformas que acontecen en el sistema educativo. Sin embargo, uno de los temas más polémicos (parte por su novedad y estigma cuasi fantasioso) es sin dudas la enseñanza de la robótica. Es por esa razón que en esta oportunidad vamos a analizar las implicaciones que tiene la robótica educativa para niños en su educación y formación.

Antes de entrar de lleno en sus bondades, es necesario hacer algunas aclaraciones que nos guiarán en el entendimiento de esta modalidad de enseñanza.

Diferencias entre Robótica educativa vs pedagógica

Aunque resulte un tanto confuso, lo cierto es que incorporar la robótica al sistema formativo de los niños puede hacerse desde dos enfoques bastante diferentes. Lo primero es entender que la robótica es una serie de técnicas centradas en el diseño y construcción de robots, al menos básicamente.

¿Qué es la Robótica Educativa?

La robótica educativa utiliza principalmente materiales y kits comerciales de alto costo. Adicionalmente, usan diversos sensores y motores con el fin de centrarse con detenimiento en la cibernética. También desarrolla la capacidad de comprensión desde lo concreto hasta lo abstracto.

¿Qué hay con la Pedagógica?

Por su parte, la robótica pedagógica utiliza insumos de bajo coste, muchas veces material de reciclaje. Además, es una disciplina integradora de conocimientos, con énfasis en matemáticas, ciencias naturales y tecnología. Su meta busca que se aprenda más sobre informática aunque no se tenga un computador.

A pesar de esa diferencia sutil, ambos sistemas se valen de diferentes recursos para lograr un sistema de enseñanza  didáctico (orientado por lo tanto a la gamificación). De esa manera pretenden generar en nuevas formas de aprendizaje basadas principalmente en la actividad que desempeñan los estudiantes.

Bondades de la robótica en educación

Viendo los objetivos de la robótica en la educación, veamos qué cosas se pueden lograr cuando se incorpora como un plan de estudio en las aulas de clase:

  • La robótica, como método de estudio, incorpora diversos saberes complementarios.
  • Pone en contacto directo con la manipulación y manejo de objetos, así como su ensamblaje. Ello favorece la motricidad y la capacidad de desarrollar el pensamiento abstracto.
  • Permite a los estudiantes contactar con diversos tipos de lenguaje y nomenclaturas (como la programación, la informática o las matemáticas).
  • Fomenta el manejo de múltiples variables, lo que favorece la capacidad de desempeñar tareas múltiples.
  • Desarrolla en los alumnos un pensamiento organizado y sistemático.
  • Al ser un entorno colaborativo, incentiva la creación de espacios de aprendizaje colectivos.

En tanto, la robótica es una rama de estudio exhaustiva y demandante. Es por eso que el trabajo en equipo se vuelve fundamental para desarrollar un proyecto de este estilo. Pero adicionalmente, permite la especificación y comprensión de funciones y/o roles en una estructura de trabajo. Ya se requiera un perfil de creación de implementos, programador o desarrollador, los estudiantes pueden comprender las aptitudes y competencias necesarias. Pero pueden especializarse solamente en aquella que le genere interés.

Lee también Homeschooling

De una cultura analógica a la cultura digital

Una de las consecuencias inmediatas que tiene el uso de la robótica para la educación de niños y adolescentes es su integración total con los nuevos preceptos culturales que se crean en el mundo contemporáneo. A su vez, los pone en contacto con profesiones y carreras técnicas frescas que se están desarrollando y no existen actualmente.

El foco de interés pasa entonces por comprender qué es la IA (inteligencia artificial) y sus diferencias con una IV (inteligencia virtual). También por el análisis de nuevas dimensiones de la realidad en la que vivimos nuestra cotidianidad (la realidad virtual o la realidad aumentada por ejemplo).

Aunque los beneficios sean visiblemente positivos, existen muchas consideraciones a tener en cuenta. La incorporación de la robótica en la enseñanza puede ser muy problemática o costosa. Se necesita preparación del centro educativo y desarrollar un programa de robótica educativa para docentes en principio. Posteriormente, se deberá desarrollar un plan estructurado que sepa cómo iniciar a los niños en la robótica y cuáles deben ser los puntos fundamentales a tratar en dicho proyecto.

^Daniel S.

Lee también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *