redes sociales
Primaria

Las redes sociales como herramienta educativa

Si bien los cambios tecnológicos ocurren con suma rapidez en la actualidad, existen en la historia contemporánea hitos remarcables que han alterado  sustancialmente la manera en la que nos relacionamos con los otros y nuestro entorno, probablemente uno de los últimos sea la incorporación del teléfono inteligente. Pero en esa oportunidad vamos a hablar desde los propios orígenes de la web 2.0. Veremos si es posible utilizar las redes sociales como herramienta educativa en el salón de clases.

Por los momentos será una aproximación más general. Será necesario tocar cada red social por separado en otra oportunidad para evaluar los diferentes aportes que nos pueden ofrecer.

¿Es posible usar las redes sociales en el aula?

Muy probablemente es la primera pregunta que nos hacemos. Después de todo, ¿cómo podemos incorporar una plataforma social cuyas finalidades actuales son el entretenimiento? Realmente, aunque no parezca a simple vista, es un razonamiento totalmente errado.

Las redes sociales son las principales exponentes de la web 2.0. Bajo este concepto se engloban distintos sitios webs que permiten la interacción con el usuario y funcionan como un espacio colaborativo digital. Así, por lo tanto, estos espacios ayudan a que las personas interactúen con otros, compartir puntos de vista y generar espacios de debate.

¿Cuáles son sus principales ventajas?

En primera instancia, todavía resulta muy “etéreo” pensar que puede aportar algo útil al salón de clases incorporar las redes sociales. Pero debido a sus características cuentan con diversas ventajas:

  • Son totalmente gratuitas (o al menos la gran mayoría de ellas).
  • El uso de la información colaborativa no está sujeta a limitaciones de autoría, pues la idea se construye en conjunto a diversas perspectivas.
  • Son de fácil acceso y manejo intuitivo para la gran mayoría de la población.

Desventajas de las redes sociales

No todo es color de rosa y, en efecto, podemos conseguir limitaciones potenciales en su uso. Al ser un medio digital, sufre de los mismos problemas que acarrean las TICs en la educación digital: información de poca calidad, saturación de contenido, facilidad de dispersión, problemas de seguimiento o mantenimiento del orden, etc.

Al permitir la interconexión que ofrecen con diversos contenidos, se necesita disciplina y rigurosidad para sacarle el máximo provecho. No obstante, la mayor dificultad actual no proviene de sus características, sino de sus usuarios, especialmente si se trata en el ámbito educativo. El modelo de enseñanza actual resulta muy poco permeable a nuevas estrategias de aprendizaje. Son los profesores los principales detractores, generalmente por el desconocimiento de su potencialidad.

Las redes sociales, el espacio de encuentro de los nativos digitales

Uno de los principales motivos para incorporarlas en las aulas como estrategia de aprendizaje es por su significado para la generación digital. Los jóvenes y adolescentes han crecido en un mundo donde resulta “natural” estar interconectados. La inmediatez, la representación digital y la expresividad forman parte de su cotidianidad.

El manejo de las redes sociales les parece “nativo” y, en muchos casos, consideran que conocen todas las posibilidades que estas ofrecen. Se sienten “a salvo” de la realidad y pueden ser “ellos mismos” sin sentirse juzgados. Por estas razones resulta fundamental tomarlas en cuenta.

Aunque no es necesario usar todas al mismo tiempo, se pueden adecuar las más aptas para las diferentes disciplinas que se imparten. Por tomar algunos ejemplos, Instagram puede ser útil para las materias más artísticas o visuales; Facebook funciona como una plataforma comunitaria adecuada para compartir ideas y generar debates; por su parte, Twitter puede favorecer la síntesis de ideas y discusiones subsecuentes. Pero hará falta ver en detalle qué puede ofrecer cada una por separado.

Los desafíos del docente ante las redes sociales

Coartar el uso de las redes sociales a los estudiantes resulta totalmente es contraproducente. Aunque la brecha digital manifiesta dificultades de aprehensión de las nuevas tecnologías por el cuerpo de profesores, es importante formar a los mismos para que sean capaces de crear y usar estos nuevos espacios de encuentro que resultan más “cómodos” para los alumnos. No obstante, estas propuestas han de ser tratadas como estrategias complementarias y no excluyentes en la educación. Por el contrario, incentivar su uso sano y demostrar alternativas de aprovechamiento deben ser los puntos adecuados a tratar.

Daniel S.

Lee también

Ofertas de la tienda

Seguime en redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *