redes-sociales-en-la-educación
Recursos Tic

¿Cómo usar las Redes Sociales en la educación?

Hace poco exploramos el uso de las redes sociales como una herramienta educativa fundamental en los nuevos paradigmas de enseñanza. En esa entrada hablamos de los beneficios y debilidades que acarrea el implementar una plataforma digital “ajena” a los procesos pedagógicos en las aulas. No obstante, es indiscutible que es un espacio de encuentro para los niños y adolescentes al cual debemos acceder para facilitar nuestra labor de educadores de cara a las nuevas tendencias. Sin embargo, surge una pregunta en el mismo momento que nos planteamos este nuevo reto: ¿Cómo usar las redes sociales en la educación?

Seguramente, surgirán de inmediato otra batería de preguntas que pueden generar angustia: ¿hay que usarlas dentro o fuera del salón?, ¿funciona igual para todas las cátedras?, ¿cómo supervisar el trabajo realizado? A lo largo de esta nueva entrada buscaremos responder estas y otras interrogantes ¡Comencemos!

De una red social a una comunidad virtual

El objetivo de trabajar con redes sociales implica, en primer lugar, que el docente tenga un cambio de perspectiva. Nuestra meta, por lo tanto, será diseñar un espacio colaborativo en donde nuestros estudiantes se compenetren y participen en la creación del mismo contenido de aprendizaje. Esto significa que debemos diseñar una comunidad virtual complementaria a lo impartido en el aula.

Lee también Redes sociales como herramienta educativa Aquí

Desde un punto de vista didáctico, debemos analizar qué es lo que deseamos impartir o qué buscamos hacer que no necesariamente pueda o tenga que ser realizado dentro del salón de clases. También debemos tener en cuenta el público al cual nos estamos dirigiendo: aunque hablamos en general para aplicar esta planificación para un salón de jóvenes y adolescentes, el enfoque para adultos mayores es totalmente diferente (parte por los problemas de la brecha digital). Una vez definida nuestra meta es momento de pasar a escoger cuál medio será el más adecuado.

¿Qué red social debemos utilizar en la educación?

Esta no es una pregunta con una respuesta única. Ninguna red social funciona como la idónea y perfecta para cada situación. Es más, es probable que escoger una represente reajustar nuestra planificación inicial debido a las limitaciones que cada plataforma presenta. De todos modos, ¡no es el momento de desesperar! Prontamente hablaremos de los pros y contras de cada red social en el campo de la enseñanza. Por los momentos, los criterios de selección los enfocaremos en conjunto a otro punto de suma importancia: una baja curva de dificultad de acceso o uso.

Dicho de otro modo, no debemos comernos la cabeza. Lo mejor es pensar en redes sociales conocidas de amplio uso. Entonces, ¿cómo podemos usar las redes sociales en educación? Veamos algunos puntos base que tienen las plataformas más comunes:

  • Facebook: sin duda alguna, el gigante de las redes sociales por excelencia. Su principal atractivo es la posibilidad de crear páginas de comunidad donde compartir contenido diverso. Además, definiendo ciertos roles de moderación, se puede dirigir cómodamente el contenido deseado a mostrar.
  • Twitter: aumentar los 140 caracteres que ofrecía en un principio le ha permitido a esta red social diseñar un sinfín de posibilidades interesantes. La creación de hilos narrativos puede ser una excelente herramienta para evaluar la capacidad de síntesis de los estudiantes.
  • Instagram: ¿qué podemos aprovechar de una red social que se basa esencialmente en el apartado visual?, ¿todo el apartado de estética y arte digital quizás? Enseñar diseño, fotografía y arte visual puede ser mucho más sencillo si en el uso de Instagram como una gran galería de arte que fluya en la cuadrícula de imágenes de los perfiles de los participantes.
  • YouTube: Si además de la imagen decidimos evaluar el dinamismo y contenido audiovisual no debemos pensar en otras alternativas. El diseño, edición y creación de videos puede ser ya un plan de estudios íntegro orientado al uso de YouTube de manera efectiva. Veamos este canal educativo para docentes: Capacitarte es clave

Un salón de clases digital

Ya escogimos una plataforma y pensamos una metodología para abordar las lecciones que queremos enseñar. Ahora queda una pregunta fundamental: ¿es posible enseñar todo el contenido programático de una asignatura? Quizás. Dependerá mucho de la propia creatividad que usemos para adaptar diferentes temáticas a un formato adecuado para la red social. No debemos olvidar que estamos buscando crear un salón de clases digital. No es un simple espacio de opiniones y recopilaciones de ideas (cosa que tampoco está mal).

Pero al asignar peso evaluativo, calificaciones y puntajes extra se puede “facilitar” que el estudiante participe. Sí, en principio resultará poco orgánico. Pero si se diseña un plan en el que el apoyo digital de las clases impartidas le resulte más “beneficioso” al alumno se sentirá más cómodo abrazando esta metodología. El objetivo no es reemplazar el trabajo hecho en las aulas, sino flexibilizar las opciones de aprendizaje. Una clase presencial resultará más digerible si se incentiva correctamente las posibilidades de participación para todos. Esto se puede lograr trasladando la creación de contenido a herramientas más “familiares” o con ejemplos más “cotidianos” para los jóvenes.

La educación mediante redes sociales

El objetivo final no es diferir toda la enseñanza a las redes sociales. Al contrario, es hacer que la educación “tradicional” se vea beneficiada por las nuevas tendencias tecnológicas. Es muy probable que se necesite tiempo para desarrollar un plan efectivo, pero los resultados obtenidos facilitarán el trabajo del docente y le permitirá al alumnado compenetrarse más con temas de interés de cara al futuro.

Daniel S.

Últimas entradas de mi blog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *