Homeschooling
Primaria

Homeschooling, como alternativa a la educación tradicional

El continuo desarrollo digital está situando a las personas a una vida mucho más inmediata al alcance de sus manos. Hoy ya resulta muy difícil concebir la vida cotidiana sin un teléfono inteligente o internet. No obstante, es raro conseguir detractores férreos que se opongan a los beneficios que nos han brindado las soluciones tecnológicas cotidianas. Sin embargo, la educación es todavía un tema de debate al momento de incorporar ideas o propuestas que busquen reemplazar o complementar la labor del docente en las aulas académicas. Es por eso que en esta oportunidad vamos a analizar si funciona realmente el homeschooling como alternativa a la educación tradicional. Pero hace falta un pequeño paréntesis, vamos a definir un poco a qué nos estamos refiriendo.

¿Qué es el homeschooling y por qué podría ser una alternativa?

Aunque para muchos es sencillo intuir a qué refiere, lo cierto es que podemos encontrar mucha información importante detrás de su significado. En primer lugar, también se le conoce como “educación en familia” o literalmente “educación en el hogar”. Es un proceso el cual consiste principalmente en educar a los niños a través de los padres, tutores o miembros familiares cercanos. Aunque también concibe la educación en espacios naturales, lo cierto es que el proceso de enseñanza se realiza bajo el seno familiar apartado de las instituciones públicas y/o privadas.

El homeschooling contemporáneo

Bajo esta pequeña concepción es muy osado considerar que es una propuesta nueva. Lo cierto es que la educación por tutores se puede considerar como el ancestro al modelo educativo tradicional. De hecho, se considera que no fue sino hasta los siglos XVII y XVII que se implementó recurrentemente el modelo de educación que hoy llamamos “tradicional” (asistir a un espacio o aula a recibir tutorías de uno o varios docentes).

Pero, ¿por qué algo “viejo” cobra tanta relevancia de conocimiento en nuestros tiempos?

La respuesta la encontramos nada más y nada menos que en la misma necesidad de la inmediatez que nos brindó la internet, es decir, el estar ya y siempre conectados tratando de optimizar el único recurso que nos es totalmente imposible de renovar en nuestra vida: el tiempo. Gracias a los medios digitales, encontramos un bagaje informativo que puede suplir (y superar) los conocimientos requeridos o recomendados en cada momento de la vida del individuo.

«Puede contrarrestar muchos de los problemas que se presentan en el modelo de educación tradicional«.

Daniel S.

Un pilar, muy distinto al de la enseñanza tradicional

La modalidad educativa homeschool se presenta como un pilar que se planta en desacuerdo al modelo de enseñanza tradicional del sistema educativo de un país. Con ello, busca una alternativa más adecuada e innovadora que pueda eliminar los problemas que acarrea el actual esquema de instruir a los jóvenes. Sin embargo, aunque suene innovador y sumamente atractivo, lo cierto es que existen muchas controversias al respecto.

Sobre los problemas del modelo homeschool

La educación, tal cual es concebida en la actualidad, tiene un marco legal establecido en cada país ordenado de tal forma que permite al joven cubrir desde su niñez temprana diferentes tópicos y competencias de interés social e individual que lo forman progresivamente para incorporarse al músculo productivo de una sociedad. O esa es la idea, al menos. Por su parte, el homeschooling puede implicar una serie de “problemas” referentes a la consecución de los objetivos educativos en cada etapa de la vida del individuo. El primero de ellos es garantizar efectivamente el cumplimiento normativo de este proceso. Pero no es el único, los detractores de este sistema cuestionan la calidad del conocimiento adquirido y la dificultad de validación o verificación de los mismos por una institución oficial.

Además, consideran que acarrea un peligro latente: el aislamiento o nulo contacto social. Se considera que la modalidad de enseñanza en casa no prepara a los niños para desenvolverse en la sociedad de forma óptima. Viendo la situación desde esta óptica, pareciera que no es una alternativa válida a implementar, ¿o sí?

Lo que el homeschool puede hacer mejor que la educación tradicional

Hasta este punto no resulta atractivo optar por este modelo educativo. Pero lo cierto es que brinda muchos más beneficios de los que podemos imaginar. Para empezar, el compromiso familiar en la educación de los niños asienta una relación mucho más sólida entre sus integrantes. Aunque sea en muchas oportunidades demandante, lo cierto es que el resultado puede ser mejor pues se permite una educación focalizada y propiamente personalizada de acuerdo a las capacidades de cada persona.

Incluso puede contrarrestar muchos de los problemas que se presentan en el modelo de educación tradicional. El acoso, la violencia y generación de prejuicios sociales pueden ser totalmente mermados bajo la modalidad homeschool. Así el niño puede desarrollarse en un ambiente mucho más inclusivo y participativo con sus semejantes. Además, el aislamiento social queda totalmente desmontado al realizar actividades al aire libre como deportes o laborales didácticas que impliquen el contacto tanto con la naturaleza como con sus iguales.

Homeschooling, facilitador en la enseñanza

También responde al asunto de la inmediatez de forma efectiva. El conocimiento es impartido en espacios seguros frecuentemente. La educación es un proceso colaborativo que inicia mucho antes de una institución oficial. Por lo tanto, el homeschool solo perpetúa este proceso sin la intervención del modelo tradicional. La dimensión tecnológica llega como una alternativa accesible que facilita la enseñanza mediante los diversos recursos que posee: clases en línea, audiolibros, libros digitales, ejercicios didácticos, etc. Además, la focalización de los tópicos enseñados logra preparar a los jóvenes en temas actuales, lo que a su vez los conecta más con el mundo del ahora y del futuro.

¿El homeschooling es para todos?

Aunque no hay grandes barreras de acceso para poseer una educación homeschool a nuestros niños, es probable que no sea una modalidad adecuada a todo el público. La educación en el hogar demanda de excesiva disciplina y consecución de objetivos propuestos, necesita de una constante supervisión para lograr resultados realmente óptimos. Es por eso que no todas las personas estarían dispuestas a aplicar esta modalidad para la educación de sus hijos.

Sin embargo, como un sistema complementario de educación puede favorecer enormemente el aprendizaje. Pero ese será un asunto que vamos a discutir más adelante. Por los momentos, es importante tenerlo presente como una nueva ventana de oportunidades gracias a la innovación de las plataformas digitales.

Lee también

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *